martes, 7 de febrero de 2012

Se publica un diccionario sobre la Guerra de la Independencia

Compartimos con vosotros esta noticia publicada en ABC.es el día 4 de febrero de 2012:

Al cruzar los Pirineos «entramos en el país de la aventura. Batallas, sitios, emboscadas, historias de mujeres, de monjes, de brigantes, el hambre y la sed, el degüello y el asesinato... Las otras guerras pertenecen a la historia, pero las de España parecen pertenecer a la ficción». El historiador francés Edouard Guillon apuntaba así el dramatismo de la Guerra de la Independencia, la más dramática del Primer Imperio, y que convirtió a España en gran nación frente al enemigo. 200 años después ve la luz el «Diccionario de la Guerra de la Independencia» (Actas) —capitaneado por Emilio de Diego y José Sánchez-Arcilla Bernal—, y gracias al patrocinio editorial de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad, que dirige Fernando García de Cortázar.

Elaborado por más de medio centenar de expertos con motivo del bicentenario de la guerra contra las huestes napoleónicas, detalla una época crucial en la que desde 1808 a 1814 se produjeron 106.270 bajas entre los militares, sitiadores y sitiados de las principales plazas frente a 76.000 en doce grandes batallas campales. «Es un medio de extraordinario valor para el aprendizaje de nuestra historia», lo define García de Cortázar.

El doctor Emilio de Diego ha coordinado un excelso Diccionario «temático», que aborda todo el drama en todos los rincones, cuchillo a cuchillo, gota de sangre a gota en sangre. Se da noticia del sargento y del soldado raso, de mujeres y niños, del combatiente de tropa y de los suboficiales, de oficiales, jefes y de los generales; del cabo y el tambor, de 1.800 batallas; de mariscales y generales franceses y no franceses bajo las águilas napoleónicas; de coroneles polacos, italianos, británicos, portugueses... Y de fortificaciones y acciones de cerco y sitio, de asalto y defensa, de órdenes y de unidades, y se enumera la relación completa de los 409 fallecidos en Madrid el 2 y 3 de mayo de 1808...

Y se pormenorizan los daños causados al Patrimonio artístico, público y privado, tanto en los bienes de la Corona como de la Nobleza y de la Iglesia, que fueron enormes. Se expoliaron obras pictóricas de gran valor, y se vieron afectados algunos fondos documentales y bibliográficos. De la Biblioteca de El Escorial se sustrajo «El Cancionero de Baena», que se halla en la Biblioteca Nacional de París.

Y está, añade García de Cortázar, la historia de la vida cotidiana, de las mentalidades, de la militar, eclesiástica, económica, teatral, musical, ocio y de la alimentación porque «el eje de la Guerra de la Independencia no son los cañones, sino el trigo; es el hambre. Los franceses pasaron muchísima hambre, sobre todo frente a Cádiz. El hambre fue capital», señala De Diego. Un hambre al que también tuvieron que trabucar los 40.000 guerrilleros que se conocen de ese tiempo, de los que en esta magna obra se biografía a unos 700. «Sin los guerrilleros no hubiéramos ganado la Guerra, ahora bien los guerrilleros no ganaron la Guerra, frente a lo que la literatura romántica pueda decir», sentencian De Diego y Cortázar. El Archivo Histórico Nacional, sección de Estado, referencia a miles de ellos, que aparecen en partidas. «José I y el bando francés trataron de situar a los guerrilleros en el espectro de la delincuencia común, de ahí lo de bandidos. Y se crean las Juntas Criminales extraordinarias». La Guerra de la Independencia, de la A de «Abad, Francisco, alias Chaleco, a la Z de Zuylen van Nyevelt, Pierre-Henri, que vino a España como capitán del Segundo regimiento de húsares...»

El «Diccionario» se une a la veintena de obras patroneadas por la Fundación Dos de Mayo, que, como explica Fernando García de Cortázar, en dos meses publicará «Comparece España», financiada por el Consejo General del Notariado con motivo del 150 aniversario de la Ley Notarial. Y 2012 lo culminará con una exposición en la que se volverá a recordar lo que ha significado «la afirmación nacional de Cádiz a lo largo de la Historia hasta nuestros días».

Sostiene García de Cortázar que «los líderes de la Comunidad de Madrid son los que más conciencia nacional tienen. Y realmente se vive mucho más la idea de nación en la Comunidad de Madrid que en otras donde quizás a veces lo regional ha tapado lo nacional. La Fundación que se llama Dos de Mayo hace alusión a un hecho clave en la Historia de España: la idea de nación que, como dice el profesor De Diego, es a través de la cual vamos a ser más libres e iguales».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada